Misión: Cero

La escasez de recursos, la contaminación ambiental y el cambio climático se encuentran entre los mayores desafíos a los que nos enfrentamos en la actualidad. En Audi trabajamos activamente para darle la vuelta a esta situación mediante la fabricación de productos sostenibles y el desarrollo de tecnologías de tracción innovadoras. Además, intentamos reducir la huella ambiental ya desde la fase de producción. Para ello empleamos con cuidado recursos como la energía y el agua, e intentamos reducir las emisiones de dióxido de carbono, de disolventes y de residuos.

¿Cómo convierte Audi las emisiones de carbono de sus fábricas en emisiones neutras?

La fabricación de vehículos produce emisiones de CO₂ en varias etapas, incluido el suministro de energía eléctrica, la calefacción o el transporte dentro de la planta.

En 2014, Audi fue el primer fabricante de coches premium en determinar su huella de carbono corporativa de acuerdo con una norma aceptada internacionalmente. Esto marcó un hito fundamental hacia la transparencia acerca de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de la compañía. Hoy en día, estas emisiones pueden ser analizadas con mayor detalle y reducirse de manera eficaz.

Bruselas es un ejemplo de ello: la producción en esta planta es totalmente neutra con respecto a las emisiones de carbono, como han certificado expertos independientes. Esto hace que esta fábrica sea pionera y un modelo de referencia. Parecía lógico que el primer vehículo totalmente eléctrico que se produce en serie, el Audi e-tron, se fabricase aquí. Se trata de un esfuerzo no solo para garantizar el futuro de la propia compañía, sino también para jugar un papel importante en el cumplimiento del objetivo estratégico de la sostenibilidad.

Electricidad verde

Desde 2016, el paso a la electricidad verde ha permitido que Audi Bruselas evite la emisión de unas 17.000 toneladas métricas anuales de CO₂ a la atmósfera, lo que equivale a la huella de aproximadamente 1500 alemanes al año.

Electricidad verde

La planta de Audi en Bruselas cuenta en su techo con el sistema fotovoltaico más grande de la región, con una superficie aproximada de 12,5 campos de fútbol.

Esta planta neutraliza las emisiones de CO₂

Esta planta neutraliza las emisiones de CO₂ generadas por el uso de gas natural mediante la adquisición de certificados de biogás, con lo que contrarresta unas 22.000 toneladas métricas anuales de CO₂. Esta cantidad equivale a la contaminación que generaría un Audi A3 Sedan si diera la vuelta al mundo unas 4200 veces.

Planta bruselas audi

En 2019, la planta de Bruselas compensa con certificados unas 4250 toneladas métricas de CO₂ al año que no se podrían evitar utilizando otras fuentes de energía. Esto sería suficiente para propulsar la navegación de un transatlántico de 2.500 pasajeros durante aproximadamente diez días.

Electricidad verde

Ya en 2012, Audi Bruselas empezó a comprar electricidad verde y evitar la emisión de hasta 17.000 toneladas métricas de CO₂ al año. En 2013, se instaló el sistema fotovoltaico más grande de la región. En 2017 la instalación se expandió. Con una superficie de 89.000 metros cuadrados (aproximadamente el equivalente a 12,5 campos de fútbol), produce suficiente electricidad verde como para alimentar más de 1500 hogares de cuatro personas en un año. Al mismo tiempo, la calefacción de esta planta es neutra en emisiones de carbono gracias a la adquisición de certificados de biogás. Las demás emisiones generadas por los combustibles, el gasóleo para calefacción o la quema de disolventes se neutralizan a través de los denominados proyectos de créditos de carbono.

Además de reducir las emisiones de CO₂, estamos tomando otras medidas para mejorar la huella ambiental de la fábrica. Con proyectos adicionales protegemos el medio ambiente mediante la conservación del agua y la energía o la reducción de las emisiones de sustancias contaminantes al aire y al agua.

Todos los procesos están basados en la eficiencia. Esto incluye la no utilización de materiales que resulten perjudiciales para el medio ambiente y el uso óptimo de los recursos. Empleamos tecnología de vanguardia para lograr estos objetivos.

Protección del medio ambiente en Bruselas

El resumen muestra la diversidad y amplitud de la protección medioambiental en la planta de Bruselas y describe los proyectos en curso en las instalaciones de producción.

Instalaciones de producción del Grupo Audi

El siguiente resumen muestra algunos ejemplos entre los muchos que se podrían tomar. Se trata de casos fundamentales para garantizar que la compañía cumple sus objetivos ecológicos.

Descargar
00:00 | 00:00
  • Gracias a su biorreactor de membrana, Audi Ingolstadt está aplicando un método pionero para el tratamiento del agua que permite reducir el consumo anual en medio millón de metros cúbicos. Esto es posible porque las aguas residuales tratadas con este método pueden volver a la planta en forma de agua procesada. De esta manera, se puede conseguir un ahorro de agua equivalente a la cantidad media que consumen unos 11.000 ciudadanos alemanes cada año. Además, aproximadamente un 70 % del suministro energético de la planta es neutro en cuanto a emisiones de carbono.

  • El taller de pintura de la segunda planta de los cuatro aros en Alemania reduce en un 50 % las emisiones de disolventes. El agua residual se vierte en la planta depuradora vecina, donde los disolventes que contiene se transforman en metano por medio de la digestión anaerobia. El metano puede aprovecharse posteriormente como fuente de energía. Como resultado de ello, en 2017 se eliminaron 250 toneladas métricas de componentes orgánicos volátiles (COV).

  • En el primer trimestre de 2017, la planta de Audi en México ha conseguido reciclar más del 90 % de sus residuos, incluidos los metales (dicho de otra forma, casi 30 000 toneladas métricas). Esto equivale a más de seis trenes de mercancías cargados hasta arriba. Otro proyecto verde ha consistido en plantar 100.000 árboles en los alrededores de la fábrica y la excavación de 25.000 arquetas. Estas cumplen varias funciones: proporcionan agua a los árboles próximos y recogen 375.000 metros cúbicos de agua de lluvia cada año, que, después de ser filtrada, contribuye de forma natural a reponer el agua subterránea. Además, las arquetas minimizan la erosión.

  • Más del 60 % de las necesidades de calefacción de la planta de Audi en Hungría se satisfacen por medio de una planta geotermal totalmente neutra en emisiones de carbono. Este sistema emplea agua a 100 grados Celsius que procede de una profundidad de 2400 metros. Estas instalaciones reducen las emisiones de CO₂ en 23.000 toneladas métricas al año (la misma cantidad que generan más de 3600 húngaros en el mismo periodo). Las emisiones anuales de CO₂ de Hungría alcanzan las 6,3 toneladas métricas per cápita.

  • Desde 2016, un sistema combinado de refrigeración, calor y energía se ha encargado de generar electricidad, calefacción y aire acondicionado. La energía eléctrica producida por el funcionamiento de esta planta satisface alrededor del 80 % de la demanda total de la fábrica de Ducati en Bolonia. Solo en el primer año, esto permitió evitar la emisión de más de 2000 toneladas métricas de CO₂, lo que equivale al volumen generado por una persona que realice 300 viajes de ida y vuelta de Múnich a Sidney.

  • Desde 2015, Lamborghini ha reducido su generación de residuos tóxicos mediante la implantación de una nueva planta de tratamiento para procesar agua de lavado. Solo en 2017, se redujo el volumen de residuos de la planta de Sant’Agata Bolognese en unas 800 toneladas métricas, que es más o menos lo que pesan 400 Audis A8.