Razones a favor del WLTP

El consumo de combustible real de un vehículo puede variar respecto al estimado por el fabricante. La validez de los resultados calculados en base al NEDC (del inglés New European Driving Cycle) han sido objeto de críticas durante mucho tiempo, ya que el consumo real depende en gran medida del modo de conducción de cada individuo y del equipamiento del vehículo. Por ejemplo, el consumo varía según el uso del vehículo en tráfico urbano, carretera o autopista. Para dar respuesta a estas diferencias, el WLTP sustituye las condiciones teóricas del NEDC por un perfil de conducción más dinámico, basado en cuestionarios estadísticos y una evaluación de los perfiles de usuarios medios. Esto implica un mayor ritmo de aceleración, una velocidad media superior y una mayor velocidad máxima. Además, en vez de simular el tráfico urbano y el rural en un análisis combinado, se comprueba en cuatro fases con distintos tipos de velocidad.