NEDC y WLTP

El nuevo ensayo ofrece un ciclo de conducción modificado y unas condiciones iniciales más rigurosas, que incluyen un tiempo de cálculo más elevado y una mayor velocidad máxima. Un breve resumen de los cambios:

Desde el momento de encender el motor, se calculan cuatro tipos de velocidad en el dinamómetro del chasis: menos de 60, menos de 80, menos de 100 y hasta 130 km/h. Durante cada una de estas variables, el vehículo se acelera y se frena. La velocidad máxima es entonces 10 km/h más elevada que con el NEDC. Además, la velocidad media de 47 km/h también es bastante mayor que la anterior, de 33 km/h. La cámara de ensayo cuenta con una temperatura de 23 ºC, mientras que el NEDC permitía una variación de entre 20 y 30 ºC. El ciclo de conducción con el WLTP consta de 30 minutos, mientras que el del anterior NEDC solo suponía unos 20 minutos. La longitud de la carretera se ha extendido hasta más del doble y ahora consta de 23 kilómetros, frente a los 11 del anterior ciclo. Contrariamente al NEDC, con el WLTP también se pueden tener en cuenta variables opcionales como el peso, la aerodinámica, la resistencia a la rodadura y las necesidades de la red eléctrica de abordo. Otras variables opcionales que aumentan el consumo de combustible, como el aire acondicionado o la calefacción, no se han activado de momento para el protocolo de ensayo.